octubre 22, 2017

La última columna de Jorge Palmieri; falleció la madrugada de este 28 de julio

Jorge Palmieri, columnista durante décadas de diferentes medios del país, ha fallecido la madrugada de este 28 de julio. Esta fue su última columna escrita en su página de internet.

FUERTE REVÉS A UNA INJUSTICIA
El Tribunal Federal Suizo, máxima autoridad judicial en ese país, dictó con fecha veintinueve de junio, una sentencia contenida en ciento diez páginas, la cual anula la sentencia a cadena perpetua que un tribunal penal de segunda instancia de Ginebra, había dictado contra el ex Director de la Policía Nacional Civil de Guatemala (PNC) Erwin Johann Sperisen Vernon.

Ha trascendido que la razón de la anulación ha sido la violación a la Convención Europea de Derechos Humanos, que protege particularmente el derecho de defensa de Erwin Johann Sperisen Vernon, como parte del debido proceso, violaciones que fueron denunciadas hasta la saciedad por la familia y los defensores del sindicado, particularmente los abogados Florián Baier y Giorgio Campá, con declaraciones tanto a la prensa nacional como internacional, mientras se tramitaba “el indebido proceso”.

De todos es sabido que la acusación se basó en los hechos que ocurrieron cuando la Policía Nacional Civil recuperó el control de la Granja Penal de Pavón, que estaba en poder de los reos que cumplían condena en esa cárcel, operación que culminó con la muerte de siete presidiarios. A esta acusación se le sumó la sindicación de que también habría asesinado a tres reos que se fugaron de la cárcel de “El infiernito” en el año 2005.

Se sindicó de esas muertes al Ministro de Gobernación, Carlos Vielmann Montes, al Dr. Alejandro Giammattei, Jefe del sistema Penitenciario, al Director de la Policía Nacional Civil (PNC) Erwin Johann Sperisen Vernon y al Subdirector de esa Dirección, Javier Figueroa.

El Dr. Giammattei fue procesado y absuelto de cargos en Guatemala. Igual suerte corrieron las acusaciones contra Javier Figueroa en Viena (Austria) y contra Carlos Vielmann en Madrid (España). Sin embargo, no ocurrió lo mismo con Erwin Sperisen, quien había sido condenado a cadena perpetua en Suiza.

La acusación contra Erwin Sperisen la organizaron, en Guatemala, la CICIG bajo la dirección del fiscal costarricense Francisco Dall´Anese y el Ministerio Público bajo la dirección de Claudia Paz y Paz.

Con la acusación de la ONG de izquierda TRIAL, se inició en Suiza el proceso, con un documento que contenía una declaración de seis páginas, escrita en francés, idioma que ella no habla, ni entiende, y que se realizó sin que se le hubiera auxiliado de un traductor para que entendiera el contenido del documento, de la señora María del Socorro Vásquez, madre de Carlos René Barrientos Vásquez, uno de los procesados muertos en la toma del presidio. En esta declaración aparece designada como su representante en Suiza para llevar la acusación, la abogada Alexandra López.

Dada las evidentes anomalías en la obtención de la declaración, hechas públicas en Suiza, el periodista suizo Alex Baur vino a Guatemala, entrevistó a la madre del reo muerto y grabó un video con sus declaraciones, en las cuales, entre otras cosas, dijo que ella no conocía a Erwin Sperisen, que no hablaba francés, que no sabía que decía el documento que firmó y que lo había firmado porque le habían dicho que si lo firmaba recibiría una fuerte suma de dinero. El fiscal Bartossa se negó a aceptar como prueba este video en el proceso, pero puede verse en la siguiente dirección electrónica.

Al conocerse la existencia de este video en Suiza, nuevos investigadores quisieron obtener declaraciones de la madre del reo muerto, pero la CICIG y el Ministerio Público, la aislaron e incomunicaron con la excusa de que pretendía amenazar a la “testigo”.

En el momento de la recuperación del control del penal, cumplía condena en ese lugar un reo de nacionalidad francesa, de nombre Jean Philippe Birete, condenado en 1995 a treinta años de prisión por el asesinato de sus tíos, a los que torturó, mató, quemó y robó, quienes eran propietarios del restaurante Chez Pierre. El tal Birete resultó ser un personaje ad-hoc para utilizarlo como testigo contra Sperisen, pues además de haber estado guardando prisión en el lugar de los hechos en la fecha en que ocurrieron, hablaba francés, actor y podía hacerse entender sin problemas en el tribunal penal suizo. Por arreglos de TRIAL terminó de cumplir parte de su condena en Francia, en donde obtuvo su libertad condicional a cambio de declarar como testigo falso en Ginebra, para condenar a Sperisen.

Pero, como las declaraciones de los testigos falsos tarde o temprano resultan refutadas por la realidad, este individuo declaró haber visto cuando, a las cuatro de la tarde, Erwin Sperisen le disparaba en la cabeza al reo José Abraham Tiniguar Guevara, dándole así el tiro de gracia. Sin embargo, al presentarse el informe de la autopsia practicada por el médico forense, resultó que el reo muerto tenía tres heridas de bala en el cuerpo, pero no tenía lesión de disparo alguno en la cabeza, y que había fallecido a eso de las siete de la mañana. A pesar de ello fue una prueba clave para la condena de Sperisen. En una segunda declaración Birete se retractó y contradijo, pero aun así el tribunal validó su declaración diciendo que sus contradicciones eran porque había vivido una experiencia traumatizante y encomió su falsa declaración.

Cuando el fiscal colombiano Iván Velásquez asumió como Comisionado de la CICIG, Linda Vernon de Sperisen, la señora madre de Erwin Johann Sperisen Vernon, le solicitó una audiencia a la cual acudió acompañada por testigos honorables, haciéndole ver las falsedades y anomalías de la acusación contra su hijo, presentándole el video con las declaraciones de la madre del reo y copia del informe del médico forense, pero al pedirle que corrigiera la falsa acusación contra su hijo se negó a hacerlo.

Iván Velásquez manifestó que no podía hacer nada porque eran actuaciones de su antecesor, el costarricense Francisco Dall´anese, y de esa manera se lavó las manos permitiendo la condena de un inocente.

Durante el proceso salió a luz pública que el fiscal suizo Yves Bertossa, a cargo de la acusación, estaba vinculado a la ONG de izquierda TRIAL la cual promovió y alentó propagandísticamente la acusación, de la cual su padre había sido nada menos que su presidente, lo que explicaba su conducta total y evidentemente parcializada a favor de la condena.

El fiscal suizo quien –por increíble que parezca- a su vez en el derecho suizo tiene la facultad de decidir que pruebas pueden recibirse –convirtiéndose así en juez y parte acusadora- se negó a recibir casi la totalidad de las pruebas de descargo del acusado, dejándolo en un estado de total indefensión, lo cual terminó de evidenciar su consigna ideológica: condenar a Erwin Sperisen a cualquier costo y a como diera lugar. Sperisen lo recusó, pero Bertossa se negó a recibir el escrito de recusación.

Mientras tanto, durante cinco años la justicia suiza mantuvo ilegalmente detenido al sindicado, en una celda en solitario, pudiendo salir de la bartolina una hora al día y recibiendo una hora por semana la visita de su esposa.

La izquierda se había venido regocijando públicamente en Guatemala, por la condena a cadena perpetua ilegalmente dictada contra Erwin Sperisen, así que hoy están de capa caída y aunque el juicio deberá repetirse, cumpliendo con las garantías de los derechos fundamentales del procesado, es poco probable que tal condena se repita.

Lo trágico del caso es que las entidades encargadas de la persecución penal en Guatemala, sin cuya participación dolosa no podría haberse dado ese proceso, vienen a corroborar lo que es ya un secreto a voces en nuestro país: que sus actividades son manifiestamente violatorias de los derechos de los procesados, particularmente de su derecho de defensa, que sus persecuciones son selectivas procesando sistemáticamente a sus enemigos políticos, y que lejos de contribuir a la Guatemala que todos queremos, destruyen la esperanza ciudadana de vivir en un Estado de Derecho.

Reproduzco a continuación el artículo publicado en el diario Tribune de Genève 12/07/17

“Este es un golpe sin precedentes a la Justicia de Ginebra”
Ginebra. Un abogado de Erwin Sperisen, ex director de la Policía Nacional de Guatemala, condenado a cadena perpetua, reacciona después de recibir LA ANULACION DE LA CONDENA por el Tribunal Federal.

La justicia de nuevo tendrá que juzgar a E. Sperisen

El Tribunal Federal admitió parcialmente el recurso de exdirector de la P.N. de Guatemala, condenado a la prisión de por vida por la ejecución de 10 detenidos.

En un decreto de 100 páginas, el Tribunal Federal ANULA LA CONDENA DE ERWIN SPERISEN.

Le reprocha a la justicia ginebrina no haberle ofrecido a este último “garantías suficientes en relación a la audiencia de varios testigos a los cuales no ha podido ser enfrentado”

Numerosas lagunas (fallos, omisiones)

Los fallos del proceso cantonal se refieren en particular al rol de E. Sperisen en relación a la muerte de un detenido y la captura de otro. El TF reprocha y critica la sentencia de la Sala de lo Penal, que condenó a Erwin Sperisen en la apelación, por los recurso, debates y motivos insuficientes y arbitrarios sobre varios puntos esenciales

La sentencia del Tribunal Cantonal viola gravemente el derecho de Erwin Sperisen a ser escuchado. En relación a los testigos claves, a los cuales la instancia ginebrina se ha referido en varias ocasiones para establecer que los detenidos fallecidos habían sido capturados vivos y de las circunstancias de la muerte de uno de ellos.

Insuficiencias del veredicto de condena

Los debates de la Cámara Penal no cumplen con los requisitos y las exigencias de la Convención Europea de los Derechos Humanos, cuando se refiere a las conclusiones de los investigadores de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala, CICIG cuando el mismo contenido de sus investigaciones y las pruebas en que se basaron los investigadores no se conocen con precisión.

El Tribunal Federal juzga igualmente arbitraria la evaluación hecha por la Tribunal Cantonal de algunas pruebas. En él se destacan las deficiencias de las razones del veredicto observando diversas violaciones del derecho a ser escuchado de Erwin Sperisen

El principio de enjuiciamiento violado.

En lo que se refiere a la operación “Gavilán”, que había resultado en la muerte de tres detenidos que se habían escapado, el TF juzga que el principio de inculpación no ha sido respectado. Porque el juicio de la Sala Penal ha retenido para fundar la responsabilidad de E. Seperisen que él había participado en actos de tortura con los detenidos, cuando esos hechos no figuraban en el acta de la acusación.

Otras objeciones planteadas por Erwin sin embargo son juzgadas inaceptables. El exjefe de la PN de Guatemala mantenía que las 7 defunciones que sucedieron en la prisión de Pavón ocurrieron en el marco de una verdadera confrontación armada que habían opuesto los detenidos a las fuerzas del orden. (Fin del artículo)

El TF juzga que no era arbitrario de retener que se trataba de homicidios planificados y que las víctimas han sido ejecutadas por un « Comando » que reunía tanto a miembros de las fuerzas de la policía como otras personas externas.

NUNCA VISTO EN SUIZA

Contactado el miércoles por el Tribun de Geneve, el Abogado Giorgio Campa, uno de los dos abogaos de Erwin Sperisen, da la bienvenida a esta decisión histórica.

<>.

La sentencia de por vida a una persona que se encuentra detenido durante cinco años es ANULADA por el Tribunal Federal plagada de arbitrariedades y violaciones de los derechos fundamentales consagrados en la CONVENCION EUROPEA DE LOS DERECHOS HUMANOS.

El mensaje del Tribunal Federal es claro. Esto nunca se ha visto en Suiza!!!

ËL abogado de Ginebra cancelo sus vacaciones y anuncia una conferencia de prensa a las 18 horas. El dia de hoy.

Doble –nacionalidad Guatemalteco y Suizo Erwin Sperisen ocupó el cargo de Director General de la Policia Nacional de Guatemala a partir de julio 2004 a marzo de 2007.

El 25 de septiembre de 2006, una operación habia resultado en la muerte de siete internos. Refugiado en Suiza en 2007. Erwin Sperisen se habia presentado delante de la justicia Ginebrina y fue condenado a cadena perpetua en el 2014.

El de doble nacionalidad está encarcelado desde hace 5 años en la prisión de Champ-Dollon. Sus numerosas solicitudes de puesto en libertad han sido rechazadas. Sus abogados recientemente han denunciado un “tratamiento degradante” y el extremo de una larga detención.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*