septiembre 15, 2019

Presidente de Cámara Guatemalteca de Periodismo elogia el legado que dejó al país Ileana Alamilla

En su columna de opinión publicada en El Periódico este lunes 22 de enero, el presidente de Cámara Guatemalteca de Periodismo, el Licenciado Mario Fuentes Destarac, elogia el legado que deja al gremio y al país, la periodista presidenta de la Asociación de Periodistas de Guatemala, Ileana Alamilla.

ESTA ESTA ES LA OPINIÓN COMPLETA

Súbitamente partió a la eternidad mi amiga Ileana Alamilla, con quien compartimos muchos buenos momentos e importantes desafíos en la defensa de la libertad de expresión de ideas. Su deceso me consternó y entristeció, no por ella, porque ya descansa en paz, sino por el vacío que deja entre quienes la apreciábamos, respetábamos y admirábamos su personalidad valiente, entusiasta, incansable, irreductible y, sobre todo, profundamente humana.

La conocí personalmente a mediados de la década pasada, aunque no me era ajena su trayectoria en la conducción del Centro de Reportes Informativos de Guatemala (Cerigua). A la sazón, Ileana era la Presidenta de la Asociación de Periodistas de Guatemala (APG) y yo el Presidente de la Cámara Guatemalteca de Periodismo (CGP). Ambos creíamos en que debíamos unir fuerzas y esfuerzos en la lucha por la libertad de pensamiento y expresión. Por tanto, junto con otros presidentes de entidades de prensa y comunicación, fundamos la Instancia de Presidentes de las Entidades de Prensa y Comunicación.

Me apoyó y acompañó en la impugnación que presenté ante la Corte de Constitucionalidad contra la vigencia del Delito de Desacato, que criminalizaba las críticas, denuncias e imputaciones contra funcionarios públicos, el cual, en un fallo memorable, fue finalmente expulsado de nuestro ordenamiento jurídico.

Le preocupaba sobremanera la indiferencia oficial ante los ataques y agresiones contra comunicadores, por lo que se propuso la tarea titánica de monitorear, denunciar y lograr el juzgamiento de los responsables de la comisión de delitos contra periodistas en el territorio nacional, muchos de los cuales permanecen impunes. No escatimó esfuerzos en defender a los periodistas débiles y vulnerables, así como en denunciar las tropelías y atropellos contra ellos.

En años recientes, Ileana volvió a la dirigencia de la APG y yo a la directiva de la CGP. En esta oportunidad, formamos la Alianza de Entidades de Prensa (AEP), con la finalidad de lograr que el gobierno honre el compromiso voluntario que contrajo ante la Comisión de DD. HH. de la ONU en Ginebra, Suiza, en el año 2012, en cuanto a elaborar y emitir un Programa de Protección de Periodistas (PPP), mediante el cual se implemente un proyecto de prevención de delitos contra periodistas, que incorpore la capacitación de servidores públicos en materia del derecho a la información, el monitoreo de intimidaciones, presiones, amenazas, coacciones y censuras, así como medidas destinadas a disuadir, evitar riesgos o mitigar los efectos de venganzas, abusos o reproches contra comunicadores. En fin, el PPP es una suerte de instrumento de gestión de riesgo.

Sin embargo, el gobierno de turno no ha mostrado la voluntad política suficiente para emitir el PPP, cuyo objetivo, como ya expresé, es la protección de los periodistas profesionales en riesgo. Indudablemente, los enemigos de la prensa han influido en esta omisión inconsecuente. De suerte que la AEP ha tenido que recurrir ante la Comisión Interamericana de DD. HH. y ante la Comisión de DD. HH. de la ONU. En suma, la batalla por el PPP no se ofrece fácil y habrá que redoblar esfuerzos.

Ileana se ausenta de esta vida mundana, pero nos deja el legado moral de su lucha contra la intolerancia, su ejemplo de solidaridad, su compromiso con la defensa de la libertad de prensa, su profesionalismo y entrega, así como su gran calidad humana. Mi sentido pésame para Adrián, su esposo, sus hijos, su hermana Bertita y sus demás seres queridos, así como para los colegas de la APG. Misión cumplida, Ileana. Descanse en paz.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*